Una dieta alta en proteínas, en su mayoría de carne, vinculada con insuficiencia cardiaca en mujeres de mayor edad

Informe de la reunión de la American Heart Association – Presentación: 627 – Session: EP.RFO.28

Puntos destacados del estudio:

  • Las mujeres postmenopáusicas que siguen una dieta con alto consumo de proteínas podrían estar en mayor riesgo de insuficiencia cardiaca, en especial si la mayor parte de las proteínas proviene de la carne.
  • Los investigadores combinaron autoinformes de la dieta con biomarcadores para determinar la ingesta real de proteínas en la dieta, pues a menudo el autoinforme por sí mismo no es preciso.

Prohibida su distribución hasta el lunes 14 de noviembre de 2016, a las 8 a.m. CT/ 9 a.m. ET

NEW ORLEANS, 14 de noviembre de 2016 — Mujeres mayores de 50 años que siguen una dieta con alto consumo de proteínas podrán tener un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca, en especial si gran parte de esas proteínas provienen de la carne, de acuerdo con una investigación preliminar presentada en las Sesiones Científicas de 2016 de la American Heart Association.

Los investigadores evaluaron las dietas diarias auto-informadas de 103,878 mujeres entre los 50 y los 79 años, de 1993 a 1998. Un total de 1,711 mujeres desarrollaron insuficiencia cardiaca durante el periodo de estudio. La tasa de insuficiencia cardiaca en mujeres con una ingesta más alta de proteínas totales en su dieta fue sustancialmente mayor.

Aunque aparentemente las mujeres que tuvieron mayor ingesta de proteína vegetal ajustada según la energía tuvieron menos insuficiencias cardiacas, la asociación no fue significativa cuando se hizo un ajuste según la masa corporal.

“La ingesta de proteínas totales en la dieta, calibradas a un nivel más alto, parece estar asociada con un aumento sustancial en el riesgo de insuficiencia cardiaca, mientras que la ingesta de proteínas vegetales parecer ser protectora, aunque se necesitan estudios adicionales para explorar más esta posible asociación”, dijo Mohamad Firas Barbour, M.D., autor del estudio e internista en la Alpert Medical School de la Brown University, Memorial Hospital of Rhode Island, en Pawtucket.

Los hallazgos fueron verídicos sin importar la edad, raza o grupo étnico, nivel de educación o si las mujeres tenían alta presión sanguínea (2.9 por ciento), diabetes (8.3 por ciento), enfermedad de las arterias coronarias (7.1 por ciento), anemia (3.4 por ciento) o fibrilación atrial (4.9 por ciento). CT

Todos los sujetos participaban en la Iniciativa para la Salud de la Mujer (Women’s Health Initiative, WHI), una encuesta nacional sobre dieta, continua y de largo plazo, que investiga estrategias para reducir la insuficiencia cardiaca, cáncer de seno y colorectal y osteoporosis.

Los investigadores comentaron que otros estudios han encontrado un vínculo entre el incremento de las proteínas de la carne y el riesgo cardiovascular en las mujeres.

“Nuestros hallazgos deben interpretarse con precaución, pero aparentemente si se sigue una dieta con alto contenido de proteínas, puede aumentar el riesgo de la insuficiencia cardiaca”, comentó Barbour.

Puesto que el auto informe dietético puede ser poco confiable, el equipo usó también datos de biomarcadores especiales para calibrar con precisión la ingesta diaria de proteínas: agua doblemente marcada y nitrógeno urinario. El agua doblemente marcada utiliza rastreadores no radioactivos para evaluar la energía metabólica de una persona mientras que el nitrógeno urinario se usa para determinar las cantidades reales de la proteína dietética.

“Utilizamos ingestas auto-informadas de las proteínas dietéticas totales y la cantidad de proteínas que obtenían las mujeres de carne y verduras, con base en el Cuestionario de Frecuencia de Comida (FFQ)”, comentó Barbour.

El FFQ es la herramienta de evaluación sobre la dieta más común que se utiliza en estudios epidemiológicos grandes sobre dieta y salud. Un folleto auto-administrado pide a los participantes que reporten la frecuencia del consumo y el tamaño de la porción de unos 125 artículos en un periodo definido.

“Si bien todavía se necesita entender mejor el riesgo dietético, aparentemente la insuficiencia cardiaca entre mujeres postmenopáusicas no solo es sumamente dominante, sino prevenible con la modificación de la dieta”, comentó Barbour. “La insuficiencia cardiaca es sumamente dominante, en especial en mujeres postmenopáusicas; por lo tanto, se necesita entender mejor los factores relacionados con la nutrición y asociados con la insuficiencia cardiaca.”

La American Heart Association recomienda que la gente coma un patrón dietético que enfatice frutas, verduras, granos integrales, productos lácteos bajos en grasa, aves, pescados y nueces, al mismo tiempo que limite la carne roja y los alimentos y bebidas azucarados. Para las personas que comen carne, que elijan carnes magras y aves sin piel y coman pescado por lo menos dos veces por semana, de preferencia pescados con alto contenido de ácidos grasos Omega 3 como salmón, trucha y arenque.

Los coautores son. Farhan Ashraf, M.D.; Mary B Roberts, M.Sc.; Matthew Allison, M.D., M.P.H.; Lisa Martin, M.D.; Karen Johnson, M.D.; Carolina Valdiviezo, M.D. y Charles B Eaton, M.D. Las declaraciones de los autores se encuentran en el resumen ejecutivo.

Este estudio está financiado por el National Heart Lung and Blood Institute

Nota: La hora de la presentación real es a las 10:40 a.m. del lunes 14 de noviembre de 2016 en el Science and Technology Hall del Population Science Theater.

Recursos adicionales:

Las declaraciones y conclusiones de los autores del estudio presentadas en las reuniones científicas de la American Heart Association son propias de los autores del estudio y no reflejan necesariamente la política o posición de la Asociación. La Asociación no representa ni garantiza su exactitud o confiabilidad. La Asociación recibe fondos principalmente de individuos, fundaciones y corporaciones (incluyendo farmacéuticas, fabricantes de dispositivos y otras compañías); también realiza donaciones y financia programas y eventos específicos de la Asociación. La Asociación tiene políticas estrictas para prevenir que estas relaciones influyan el contenido científico. Los ingresos de las corporaciones farmacéuticas y de dispositivos están disponibles en www.heart.org/corporatefunding.

Para consultas de los medios y la perspectiva del vocero de la AHA:

AHA News Media en Dallas: (214) 706-1173

Oficina de AHA News Media, Nov. 12-16, 2016

en el Ernest N. Morial Convention Center: (504) 670-5106   

Para consultas públicas: (800) AHA-USA1 (242-8721)

heart.org y strokeassociation.org

Es por la vida, es con la ciencia...que ayudamos a la gente a vivir vidas más largas y saludables.