Los estadounidenses hispanos necesitan una atención para el corazón culturalmente adaptada

Declaración científica de la American Heart Association

July 14, 2014 Categories: Foreign Language News Releases

Lo más importante de la declaración

  • Los proveedores de la atención de la salud deben tener en cuenta la cultura y el origen étnico cuando brindan asesoramiento sobre el comportamiento saludable y los efectos en la salud.
  • Como los hispanos son la población étnica de más rápido crecimiento y de mayor número en los Estados Unidos, deberían realizarse investigaciones nuevas e iniciativas clínicas en pos de entender a los hispanos estadounidenses y su amplia variedad de rasgos étnicos y culturales.
  • Si se pone atención en la salud cardiovascular de las poblaciones minoritarias estadounidenses, como los hispanos, se mejorará la salud cardiovascular de toda la nación.

No difundir antes de las 3 p.m. hora central/4 p.m. hora del este, del lunes 14 de julio de 2014

DALLAS, 14 de julio de 2014. Una descripción general de gran alcance y sin precedente de la enfermedad cardiovascular entre los hispanos en los Estados Unidos indica la carga de morbilidad de las enfermedades del corazón y los ataques cerebrales, además de destacar la importancia de una atención médica culturalmente adaptada a esta población.

La declaración científica de la American Heart Association se publica en la revista especializada de la American Heart Association, Circulation.

Los hispanos son la población de origen étnico de más rápido crecimiento en los Estados Unidos y se prevé que representarán el 30% del total de la población estadounidense llegado el año 2050. Sin embargo, no hay ningún documento cabal sobre los valores culturales y los aspectos conductuales que influyen en la promoción de la salud cardiovascular, la prevención y la aceptación de las recomendaciones para el tratamiento.

“En cierto modo, este segmento de la población no se tomó en consideración”, indicó el autor principal de la declaración, el doctor Carlos Rodriguez (M.P.H.), que es profesor asociado de Medicina y Epidemiología del Wake Forest Baptist Medical Center en Winston-Salem (Carolina del Norte). “Dado el gran número de hispanos en los Estados Unidos, sería muy difícil mejorar la salud de la nación si no se tuviera en cuenta a este grupo demográfico”.

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte para los hispanos, al igual que para el resto de la población; no obstante, varias encuestas muestran que los hispanos tienen un mayor desconocimiento de ello y de sus factores de riesgo personales, en comparación con otras poblaciones de raza blanca no hispana. La declaración destaca investigaciones que muestran las diferencias clave en la salud cardiovascular de los hispanos, entre ellas:

  • Los hispanos tienen el doble de probabilidades de recibir un diagnóstico de diabetes de tipo 2, en comparación con otras poblaciones de raza blanca no hispanas.
  • Las tasas de fumadores son más altas entre los jóvenes hispanos: el 28% de los niños hispanos del octavo grado ha fumado, en comparación con el 23.7% de los niños de raza blanca no hispanos.
  • Los niños hispanos en edad preescolar tienen cuatro veces más probabilidades de ser obesos, en comparación con los niños de raza blanca no hispanos. Los niños obesos son más propensos a desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes al llegar a la adultez.
  • Los estadounidenses mexicanos son más propensos a las hospitalizaciones por ataque al corazón, en comparación con otras poblaciones de raza blanca no hispanas.
  • Los estadounidenses mexicanos tienen el doble de probabilidades de sufrir un ataque cerebral isquémico (causado por el estrechamiento de las arterias) antes de los 60 años,
    en comparación con otras poblaciones de raza blanca no hispanas.

“Una de las brechas es que, de entre la escasa investigación que se ha realizado, la mayoría se centra en los estadounidenses mexicanos”, explicó Rodriguez. “Aún hay un gran desconocimiento sobre el riesgo y la enfermedad cardiovascular en otras de las numerosas poblaciones hispanas”.

Los hispanos abarcan una diversa población e incluyen a personas con orígenes de México, Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, y América Central y del Sur.

Se necesitan enfoques individualizados para mejorar la salud cardiovascular y facilitar la aceptación de los tratamientos tendientes a prevenir o curar las enfermedades del corazón y los ataques cerebrales. Los proveedores de la atención de la salud, los investigadores y los encargados de la formulación de políticas deben considerar los valores y las creencias culturales, el idioma,
el impacto de la aculturación y demás factores a la hora de dar forma a las estrategias.

Algunas de las recomendaciones de la declaración para mejorar la salud cardiovascular entre los hispanos incluyen las siguientes:

  • Capacitar a los proveedores de la atención de la salud para que brinden una atención médica que tenga en cuenta la cultura de los estadounidenses hispanos.
  • Estandarizar la investigación en salud, los registros médicos electrónicos y demás sistemas de control para incluir a los subgrupos de hispanos en función de sus países de origen.
  • Aumentar personal de la atención de la salud hispanos, con la inclusión de médicos de habla hispana.
  • Establecer programas educativos para ayudar a los estadounidenses hispanos a identificar los factores de riesgo y las señales de alerta de ataques cerebrales y ataques del corazón.
  • Poner en marcha estrategias eficaces de prevención de las enfermedades y de promoción de la salud del corazón en las comunidades y escuelas públicas de los hispanos.

Poner atención en la salud cardiovascular de las poblaciones minoritarias estadounidenses, como los hispanos, para mejorar la salud cardiovascular de toda la nación.

En palabras de Rodriguez: “Necesitamos poner la mirada sobre la población hispana e incluirla en los objetivos de salud cardiovascular que planteamos para todo el país”.

Coautores: Dr. Matthew Allison (M.P.H.); Dra. Martha L. Daviglus (Ph.D.); Dra. Carmen R. Isasi (Ph.D.); Dra. Colleen Keller (Ph.D.); Dr. Enrique C. Leira (M.S.); Dra. Latha Palaniappan (M.S.); Dra. Ileana L. Piña (M.P.H.); Sarah Ramirez (Ph.D., M.P.H.); Beatriz Rodriguez
(Ph.D., M.P.H.) y Mario Sims (Ph.D., M.S.)

            El descargo de responsabilidad de los autores consta en el documento original.

Recursos adicionales:

###

La American Heart Association/American Stroke Association recibe financiamiento mayormente de contribuciones personales. Las fundaciones y corporaciones, además de los programas y eventos de financiamiento específicos, también hacen donaciones. Rigen políticas estrictas para evitar que estos vínculos influyan en el contenido científico de la asociación. La información financiera de la American Heart Association, incluida una lista de las contribuciones de los laboratorios farmacéuticos y fabricantes de dispositivos y productos medicinales, puede consultarse en www.heart.org/corporatefunding.

Para consultas de los medios de prensa: (214) 706-1173

Darcy Spitz: (212) 878-5940; Darcy.Spitz@heart.org
Sandra Verduzco (español) (214-706-1798); Sandra.Verduzco@heart.org
Julie Del Barto (difusión): (214) 706-1330; julie.delbarto@heart.org
Para consultas públicas: (800)-AHA-USA1 (242-8721)

  • Share