Lo más sobresaliente del estudio:

  • Las mujeres expuestas a violencia física en la adultez pueden correr mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas y de los vasos sanguíneos.
  • Las mujeres mexicanas de mediana edad que han experimentado violencia física de adultas son una y media veces más propensas a que los vasos sanguíneos del cuello se estrechen, factor de riesgo para ataque cerebral, que las mujeres que no han experimentado violencia. 

No publicar hasta el jueves 3 de marzo de 2016 a las 3 p.m., MT / 5 p.m. ET.

PHOENIX, Arizona,  3 de marzo de 2016 — La violencia física experimentada en la adultez puede aumentar el riesgo de las mujeres a desarrollar enfermedades cardiacas y de los vasos sanguíneos, de acuerdo con una investigación presentada en las Sesiones científicas sobre Epidemiología/Estilo de vida 2016 de la  American Heart Association.

“Tanto la sociedad como el sector salud tienen que estar conscientes de la importancia de la exposición a la violencia y su impacto, no únicamente en el bienestar social sino en la salud de las mujeres a largo plazo”, dijo Mario Flores, M.D., autor principal del estudio y asistente de investigación en el Instituto Nacional de Salud Pública en la Ciudad de México, México. 

Alrededor del mundo, la violencia contra mujeres es un problema crítico. A pesar de que sabemos que el sufrir violencia puede causar depresión, abuso de sustancias y otros problemas en las mujeres, sus posibles efectos en las enfermedades cardiacas y de los vasos sanguíneos son una nueva área de investigación.

En este estudio los investigadores descubrieron que las mujeres que han experimentado violencia física de adultas son una y media veces más propensas a que los principales vasos sanguíneos en el cuello que llevan la sangre al cerebro se estrechen que aquéllas que no han experimentado violencia. Este estrechamiento en un signo temprano de un mayor riesgo de sufrir un ataque cerebral. Siendo una de las causas principales de muerte y discapacidad, el ataque cerebral ocurre cuando los vasos sanguíneos que van hacia el cerebro se bloquean por sustancias grasas o se rompen, lo que no permite que llegue el flujo al cerebro. 

Las participantes del estudio fueron 634 mujeres sanas del sur de México del  Estudio de Salud de las Maestras, un estudio nacional de salud y estilo de vida entre las maestras alrededor de México. Su edad promedio fue de 49 años y casi un quinto eran  indígenas.

En 2012-2013  las participantes del estudio respondieron un cuestionario sobre su exposición a diferentes tipos de violencia como violencia observada, negligencia física o emocional, y violencia física y/o sexual tanto en la niñez como en la adultez. Además a todas las participantes se les aplicó  estudios de gabinete con ondas sonoras para medir el grosor de los vasos sanguíneos del cuello. 

 “Aunque nuestros hallazgos respaldan la teoría de que ciertos tipos de violencia pueden tener un impacto en la salud de las mujeres, se deben llevar a cabo más análisis y estudios con el objetivo de poder generar datos sólidos para poder cambiar las prácticas clínicas y las intervenciones médicas”, dijo Flores.

Los coautores del estudio son Martín Lajous, M.D., M.Sc., Sc.D; Ruy Lopez-Ridaura, M.D., M.Sc., Sc.D.; Adriana Monge, M.Sc., M.P.H.; Carlos Cantú-Brito, M.D.; Rebekka Lynch, M.D.; y Unnur Valdimarsdóttir, Ph.D.

La declaración de privacidad de los autores se encuentra en el manuscrito.

Este estudio fue financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (CONACyT),  Bernard Lown Scholars in Cardiovascular Health Program y Astra Zeneca.

Nota: La presentación real del Abstracto 555 es el jueves 3 de marzo de 2016 a las 5:00 PM MT/7:00 PM ET - 7:00 PM MT/9:00 PM ET

###

Las declaraciones y conclusiones de los autores del estudio presentadas en las reuniones científicas de la  American Heart Association son propias de los autores del estudio y no reflejan necesariamente la política o posición de la Asociación. La Asociación no representa ni garantiza su exactitud o confiabilidad. La Asociación recibe fondos principalmente de individuos, fundaciones y corporaciones (incluyendo farmacéuticas, fabricantes de dispositivos y otras compañías); también realiza tanto donaciones como programas y eventos específicos de fondos. La Asociación tiene políticas estrictas para prevenir que estas relaciones influyan el contenido científico. Los ingresos de las corporaciones farmacéuticas y de dispositivos están disponibles en  www.heart.org/corporatefunding.

Para consulta de los medios sobre este comunicado y para conocer la perspectiva del vocero de la AHA:

Darcy Spitz: (212) 878-5940; darcy.spitz@heart.org

Akeem Ranmal: (214) 706-1755; akeem.ranmal@heart.org

Para consultas generales de los medios:

Oficina de comunicaciones de la American Heart Association: (214) 706-1173

Para consultas públicas:

(800)-AHA-USA1 (242-8721)

heart.org y strokeassociation.org

Es por la vida, es con la ciencia . . . que ayudamos a la gente a vivir vidas más largas y saludables.