Las comidas copiosas y ricas en calorías después de las 18:00 pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiacas en la población hispana

Informe de reunión de la American Heart Association - Presentación 281, sesión: LF.AOS.01

Puntos destacados del estudio:

  • Ingerir la mayor parte de las calorías diarias por la noche puede asociarse a un mayor riesgo de padecer prediabetes e hipertensión en la población hispana y latina de Estados Unidos. Estos factores de riesgo pueden aumentar las probabilidades de sufrir cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.
  • Más de la mitad de los participantes hispanos y latinos del estudio indicaron haber consumido más de un 30 % de su ingesta de alimentos después de las 18:00.

Prohibida su divulgación hasta las 04:00 CT/ 05:00 HE, el lunes 5 de noviembre de 2018

DALLAS, 5 de noviembre de 2018 — Ningún menú diario debería incluir una gran cena. Ingerir la mayoría de las calorías diarias de una persona por la noche puede traducirse en un mayor riesgo de desarrollar prediabetes e hipertensión entre la población hispana y latina, según una investigación preliminar presentada en Chicago en las sesiones científicas de 2018 de la American Heart Association, donde tiene lugar un primer intercambio mundial de los últimos avances en la ciencia cardiovascular para investigadores y médicos.

Los investigadores analizaron el horario de comidas de 12 708 participantes, de edades comprendidas entre los 18 y los 76 años, del Hispanic Community Health Study/Study of Latinos, y descubrieron que los participantes consumían, de media, el 35,7 % de sus calorías diarias después de las 18:00. Más de la mitad de los participantes del estudio (56,6 %) indicaron haber consumido más de un 30 % de su ingesta de alimentos después de las 18:00.

Los resultados del estudio, financiado por la American Heart Association, demostraron que:

  • Cada aumento del 1 % en el número de calorías ingeridas después de las 18:00 —unas 20 calorías en una dieta de 2000 calorías diarias— se asoció con una mayor resistencia a la glucosa en ayunas y a la insulina, lo cual está relacionado a su vez con un aumento del riesgo de padecer diabetes.
  • Ingerir un 30 % o más de las calorías diarias después de las 18:00 se asoció con un riesgo un 23 % más alto de desarrollar hipertensión y un riesgo un 19 % más alto de volverse prediabético en comparación con las personas que ingirieron menos del 30 % de sus calorías diarias después de las 18:00 y que, por lo tanto, consumieron la mayor parte de sus calorías antes de dicha hora.
  • Comer por las noches no se asoció con el sobrepeso, con la obesidad ni con tener adiposidad central (grasa).

“Cada vez hay más pruebas de que el momento en que comemos es tan importante como lo que comemos o en qué cantidades lo hacemos”, afirmó Nour Makarem, doctora y principal autora del estudio, además de compañera de posdoctorado del Centro médico de la Universidad de Columbia en Nueva York.

“En nuestro estudio, demostramos que si una persona ingiere la mayoría de sus calorías antes de las 18:00, puede mejorar su salud cardiovascular”, comentó. “Las horas a las que se come son importantes y hacerlo a horas tempranas del día puede ser una estrategia fundamental a la hora de ayudar a reducir los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares”.

La investigación es el primer estudio centrado en la población hispana y latina de Estados Unidos que pretende demostrar que ingerir un mayor porcentaje de las calorías diarias por la noche podría estar relacionado con el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, especialmente, la prediabetes y la hipertensión. Sin embargo, Makarem dijo que también se trata de uno de los primeros informes sobre horarios de comidas y su relación con los factores de riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas en la población estadounidense en general.

El estudio fue de naturaleza transversal, lo que significa que datos de los participantes como los niveles de glucemia, la presión arterial o el horario de las comidas, entre otros, se recopilaron de una sola vez sin la posibilidad de realizar ningún seguimiento. Los investigadores indican que los futuros estudios deberían observar los efectos a largo plazo de los horarios de las comidas sobre estos factores de riesgo para las enfermedades cardiacas.

La American Heart Association acaba de publicar un donde destaca la necesidad de realizar estudios poblacionales para aclarar la relación entre los horarios de las comidas y el riesgo cardiometabólico y prestar más atención a las horas de las ingestas con el fin de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Los coautores son Brooke Aggarwal, Ed.D., M.S.; Dorothy Sears, Ph.D.; Marie-Pierre St‑Onge, Ph.D.; Sheila Castañeda, Ph.D.; Gregory Talavera, M.D., M.P.H.; Catherine Marinac, Ph.D., Ruth Patterson, Ph.D.; Daniela Sotres-Alvarez, Ph.D.; Melawhy Garcia, Ph.D. y Linda Gallo, Ph.D. Las declaraciones del autor se encuentran en el resumen.

Este estudio ha sido financiado por la American Heart Association. El Hispanic Community Health Study/Study of Latinos también está financiado por el National Heart Lung and Blood Institute.

Nota: La ponencia científica 281 tendrá lugar el sábado 10 de noviembre de 2018 a las 9:00. CT

Recursos adicionales:

###

Las afirmaciones y conclusiones de los autores del estudio que se presentan en las reuniones científicas de la American Heart Association son exclusivas de dichos autores y no constituyen necesariamente la política ni la posición de la asociación. La asociación no representa ni garantiza la precisión ni la fiabilidad de la información proporcionada. La financiación recibida por la asociación proviene principalmente de individuos. No obstante, numerosas fundaciones y corporaciones (entre las que se incluyen compañías farmacéuticas y fabricantes de dispositivos, entre otros) realizan donaciones y financian programas y eventos específicos de la asociación. La asociación dispone de políticas estrictas para evitar que estas relaciones influyan en el contenido científico. En el siguiente vínculo encontrará información sobre las aportaciones realizadas por corporaciones farmacéuticas y de fabricación de dispositivos: https://www.heart.org/en/about-us/aha-financial-information.

Acerca de la American Heart Association

La American Heart Association es una fuerza líder para un mundo de vidas más largas y saludables. Con casi un siglo trabajando para salvar vidas, la asociación con sede en Dallas se dedica a garantizar una salud equitativa para todos. Somos una fuente fiable que capacita a las personas para que mejoren su salud cardiaca y cerebral, y su bienestar. Colaboramos con numerosas organizaciones y millones de voluntarios con el fin de financiar investigaciones innovadoras, abogar por políticas de sanidad pública más eficaces y compartir recursos e información que salvan vidas. Conecte con nosotros en heart.org, Facebook, Twitter o llamando al 1-800-AHA-USA1.

Para representantes de un medio de comunicación: 214-706-1173

Darcy Spitz: 212-878-5940; darcy.spitz@heart.org

Del 10 al 12 de noviembre de 2018: Oficina de prensa de la AHA, en el Centro de convenciones McCormick Place: 312-791-6820.

Para consultas públicas: 1-800-AHA-USA1 (242-8721)

heart.org y strokeassociation.org