Puntos destacados de la investigación:

  • Los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares pueden ser más propensos que otros a cometer un intento de suicidio o morir por suicidio.
  • Los investigadores destacan la necesidad de aplicar estrategias preventivas que incluyan el análisis regular de todos los pacientes de accidentes cerebrovasculares para identificar y tratar la depresión y los pensamientos suicidas después de sufrir el accidente cerebrovascular.

Prohibida su divulgación hasta las 4 a. m. CT/5 a. m. ET, jueves 11 de marzo del 2021

DALLAS, 11 de marzo del 2021. De acuerdo con una investigación preliminar que será presentada en la Conferencia internacional sobre accidentes cerebrovasculares 2021 de la American Stroke Association, los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares pueden ser más propensos a cometer un intento de suicidio o morir por suicidio que las personas que no han sufrido un accidente cerebrovascular. La reunión virtual se realizará del 17 al 19 de marzo del 2021, y corresponde a una reunión mundial de primer nivel para investigadores y profesionales de la salud dedicados a la ciencia de los accidentes cerebrovasculares y la salud cerebral. Este estudio se publicará de forma simultánea en la revista Stroke de la American Heart Association.

Las tasas de depresión entre sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares varían entre un 28% y un 35%, y se considera que los accidentes cerebrovasculares son un factor de riesgo independiente de la depresión. Desde que la depresión tras un accidente cerebrovascular se asoció con un aumento de los pensamientos suicidas, los investigadores buscaron cuantificar y comprender el riesgo de suicidio después de sufrir un accidente cerebrovascular.

“Reconocer que los accidentes cerebrovasculares pueden aumentar el riesgo de pensamientos suicidas o de cometer un intento de suicidio ayudará a los sobrevivientes, sus familias y a los profesionales de la salud a identificar y, esperamos, reducir estos riesgos”, dijo Manav V. Vyas, M.B.B.S., M. C., autor del estudio y adjunto clínico en neurología en la University of Toronto en Canadá. “Es importante que investiguemos este problema porque casi 15 millones de personas en todo el mundo sufren un accidente cerebrovascular cada año, de las cuales aproximadamente 10 millones sobreviven. Los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares tienen consecuencias de salud física y mental, y pueden ser más propensos a cometer un intento de suicidio o a morir por suicidio”.

Los investigadores registraron varias bases de datos médicos internacionales, entre las que se incluyen MEDLINE, Embase, PsycINFO y Google Académico desde el comienzo de cada base de datos hasta el 15 de septiembre del 2020, en las que utilizaron palabras clave y encabezados de temas específicos de la base de datos para accidentes cerebrovasculares y suicidio. Analizaron 23 estudios publicados que incluían más de 2 millones de sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares para examinar la relación entre un accidente cerebrovascular y el suicidio. Más de 5500 de esos sobrevivientes cometieron intento de suicidio o murieron por suicidio.

Cuando los investigadores compararon su análisis con las estadísticas de suicidio entre la población general, descubrieron que los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares comparten las siguientes características:

  • Tenían un 73% más de riesgo de cometer suicidio.
  • Tenían más del doble de probabilidades de cometer un intento de suicidio.
  • Tenían un riesgo un 63% mayor de morir por suicidio.
  • Presentaban una disminución del riesgo de suicidio con el tiempo.

Vyas declaró que “anticipamos que el riesgo de suicidio en sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares sería alto, pero nos sorprendió que fuera un 73% más alto. Espero que en este estudio se destaque la necesidad de reconocer la escala y el impacto de la discapacidad en los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares y su posible influencia en el estado de salud mental. Tener una conversación sobre desánimo o sentimientos depresivos puede ser un desafío para los sobrevivientes que, a menudo, son incapaces de comunicarse a causa del accidente cerebrovascular, por lo tanto, los profesionales de la salud deben considerar la evaluación rutinaria de todos los pacientes de accidentes cerebrovasculares para detectar síntomas de depresión y pensamientos suicidas, entre otras enfermedades de salud mental”.

Este estudio tiene algunas limitaciones, incluido el hecho de que es observacional y que no puede concluir que los accidentes cerebrovasculares pueden causar el suicidio. Otra limitación es que algunos de los estudios analizados no excluyeron a las personas que tenían un historial de intentos de suicidio antes del accidente cerebrovascular, lo que podría haber afectado los resultados.

Los coautores del estudio son Jeffrey Z. Wang, M.D.; Meah M. Gao, M.D. y Daniel G. Hackam, M.D., Ph.D. Las declaraciones de los autores se encuentran en el resumen. No informaron fuentes de financiación externas para este estudio.

Recursos adicionales:

Las afirmaciones y conclusiones de los estudios presentados en las reuniones científicas de la American Heart Association son exclusivas de los autores y no constituyen necesariamente la política ni la posición de la Asociación. La Asociación no ofrece garantía de ningún tipo de su exactitud o fiabilidad. La Asociación recibe financiación de personas particulares principalmente; además, distintas fundaciones y empresas (incluidas empresas farmacéuticas y fabricantes de dispositivos, entre otras) realizan donaciones y financian eventos o programas específicos de la Asociación. La Asociación tiene políticas estrictas para evitar que estas relaciones influyan en el contenido científico. Los ingresos de las empresas farmacéuticas y biotecnológicas, los fabricantes de dispositivos y los proveedores de seguros médicos están disponibles aquí, y la información financiera general de la AHA está disponible aquí.

La “Conferencia internacional sobre accidentes cerebrovasculares” (ISC, del inglés International Stroke Conference) de la American Stroke Association es la reunión mundial de primer nivel dedicada a la ciencia y el tratamiento de las enfermedades cerebrovasculares. La ISC 2021 se realizará de forma virtual del 17 al 19 de marzo del 2021. La conferencia de 3 días incluirá más de 1200 presentaciones fascinantes en 21 categorías que enfatizan las ciencias básicas, clínicas y de transferencia a medida que evolucionan para obtener una mejor comprensión de la fisiopatología de los accidentes cerebrovasculares con el objetivo de desarrollar tratamientos más eficaces. Participe en la “Conferencia internacional sobre accidentes cerebrovasculares” por redes sociales con la etiqueta #ISC21.

Acerca de la American Stroke Association

La American Stroke Association está comprometida con la prevención de los accidentes cerebrovasculares, la segunda causa de muerte a nivel mundial y una de las principales causas de discapacidades graves. Nuestro equipo está formado por millones de voluntarios para financiar la investigación innovadora, luchar por una política de sanidad pública más fuerte y proporcionar herramientas e información que salvan vidas para evitar y tratar los accidentes cerebrovasculares. La Asociación, con sede en Dallas, dio sus primeros pasos oficialmente en 1998 como una división de la American Heart Association. Para obtener más información o participar en la causa, llame al 1-888-4STROKE o visite stroke.org. Síganos en Facebook y Twitter.

###

Para consultas de los medios de comunicación y conocer el punto de vista de los expertos de la ASA:

Comunicaciones y relaciones públicas de la AHA en Dallas: 214-706-1173; ahacommunications@heart.org

Karen Astle: 214-706-1392; karen.astle@heart.org

Para consultas públicas: 1-800-AHA-USA1 (242-8721)

heart.org y stroke.org