Puntos destacados de la investigación:

  • Las elevadas tasas de delitos violentos en Chicago se asociaron a altos niveles de inactividad física y obesidad en adultos en comunidades hispanas y negras, pero este no fue el caso en comunidades blancas.
  • A medida que aumentó la tasa de delitos violentos, la prevalencia de la inactividad física y la obesidad también aumentó, incluso después de contabilizar los ingresos familiares, la disponibilidad de supermercados, los espacios de parques públicos y la transitabilidad.

Prohibida su divulgación hasta las 10 a. m. TC/11 a. m. ET, jueves 20 de mayo del 2021

DALLAS, 20 de mayo del 2021 — La prevalencia de la inactividad física y la obesidad en adultos se vinculó a la tasa de delitos violentos en las comunidades hispanas y negras de Chicago, según una investigación que se presentará en la Conferencia sobre Epidemiología, Prevención, Estilo de Vida y Salud Cardiometabólica 2021 de la American Heart Association. La reunión es virtual, el 20 y 21 de mayo, y ofrece lo último en ciencia sobre la salud y el bienestar de la población, además de las consecuencias en el estilo de vida.

En EE. UU., la violencia es una amenaza importante para la salud pública en comunidades con personas de diversos grupos raciales y étnicos en grandes zonas urbanas. Estas comunidades también han tenido índices desproporcionadamente altos de asesinato, robo a mano armada, asalto agravado y otros tipos de delitos violentos. Este estudio examina los efectos de la violencia en la actividad física y la obesidad en adultos en comunidades con mayores tasas de violencia.

“Esta investigación es oportuna, ya que la exposición a delitos violentos no suele considerarse o informarse en estudios sobre disparidades raciales o étnicas en cuanto a la obesidad y la actividad física, y nuestros resultados agregan una perspectiva muy necesaria en esta área. Para lograr una equidad racial en la salud, debemos comprender y abordar las barreras para mantener un estilo de vida saludable”, dijo la autora del estudio Chelsea R. Singleton, Ph.D., una profesora adjunta en el Departamento de Kinesiología y Salud de la comunidad en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

Los investigadores examinaron datos del 2018 de los registros policiales de la ciudad de Chicago para calcular la tasa de delitos violentos per cápita, los datos del perfil comunitario de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del 2018 con el fin de evaluar la actividad física y la prevalencia de obesidad entre adultos, y la información sobre valores sociodemográficos del 2018 de la Oficina del Censo de los Estados Unidos para definir la composición racial y los ingresos medianos familiares. Ellos representaron más variables, incluida la cantidad de espacio de parque público en el área del censo, la cantidad de supermercados y el índice de transitabilidad de las comunidades. Los datos de transitabilidad se obtuvieron del índice National Walkability Index (Índice nacional de transitabilidad) de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, el cual refleja la conectividad en las aceras, la densidad de la intersección peatonal y el uso del suelo para el comercio. Un mayor puntaje de transitabilidad significa que el entorno de la comunidad permite más viajes que se pueden recorrer a pie en un área determinada.

El análisis observó lo siguiente:

  • En la ciudad de Chicago, las comunidades negras presentaron índices de delitos violentos significativamente mayores, y los adultos en esas comunidades tuvieron índices más altos de inactividad física y obesidad en comparación con los adultos de las comunidades hispanas o blancas.
  • En todas las comunidades, se asociaron a los delitos violentos con los niveles más altos de inactividad física y obesidad entre los adultos.
  • A medida que aumentaron las tasas de delitos violentos, la prevalencia de la inactividad física y la obesidad aumentó en adultos en comunidades negras no hispanas, incluso después de tener en cuenta las diferencias en el ingreso mediano de las familias, la disponibilidad de supermercados y la cantidad de espacio en los parques.

Singleton nota que sus resultados destacan una pregunta importante que los investigadores deben abordar. “Descubrimos que los delitos violentos no se asociaron con la inactividad física ni la obesidad en adultos dentro de las comunidades predominantemente blancas de Chicago, aunque también las tasas de delitos violentos fueron menores en las comunidades blancas en comparación con las comunidades no blancas. Nos interesa saber si las futuras investigaciones prospectivas mostrarán asociaciones entre la tasa de delitos violentos, la inactividad física y la obesidad. Además, sería valiosa la información sobre adultos en comunidades blancas con elevadas tasas de delitos violentos”.

Los investigadores creen que los futuros estudios podrían combinar datos epidemiológicos y geográficos para evaluar la función de las tasas de delitos violentos a la hora de mantener comportamientos de estilo de vida saludables tanto a nivel individual como comunitario. Las próximas investigaciones también podrían mapear delitos violentos en espacios públicos, en especial en aquellos designados para el ejercicio y otras actividades físicas (por ejemplo, senderos, parques y centros de recreación) para comprender mejor el impacto de los delitos violentos en los niveles de actividad física.

La limitación clave del estudio es su diseño, es un estudio ecológico, un análisis de los datos ambientales, por lo que no se involucraron sujetos de investigación (personas). Los investigadores consideran que, debido al diseño del estudio, no pueden concluir directamente que la exposición a delitos violentos se asocia con el riesgo de inactividad física y obesidad entre los adultos hispanos y de raza negra en Chicago o en otras áreas urbanas; solo que las zonas con índices más altos de delitos violentos también tienen una mayor prevalencia de adultos que no son físicamente activos y que son obesos.

“Solo podemos concluir que las áreas del censo predominantemente hispanas y negras con altas tasas de delitos violentos tienen una prevalencia más alta de adultos que no son físicamente activos y que son obesos. Se debe considerar el diseño del estudio cuando se interpretan los resultados”, dijo Singleton. 

Los coautores son Fikriyah Winata, M.S.; Kaustubh V. Parab, M.B.B.S., M.P.H.; Oluwafikayo S. Adeyemi, M. P.H.; y Susan Aguiñaga, Ph.D. La lista de declaraciones de los autores se encuentra en el resumen.

Recursos adicionales:

Las afirmaciones y conclusiones de los estudios presentados en las reuniones científicas de la American Heart Association son exclusivas de los autores y no constituyen necesariamente la política ni la posición de la Asociación. La asociación no ofrece garantía de ningún tipo de su exactitud o fiabilidad. La asociación recibe financiación de personas particulares principalmente; además, distintas fundaciones y empresas (incluidas empresas farmacéuticas y fabricantes de dispositivos, entre otras) realizan donaciones y financian eventos o programas específicos de la asociación. La asociación tiene políticas estrictas para evitar que estas relaciones influyan en el contenido científico. Los ingresos de las empresas farmacéuticas y biotecnológicas, los fabricantes de dispositivos y los proveedores de seguros médicos están disponibles aquí, y la información financiera general de la AHA está disponible aquí.

EPI | LIFESTYLE 2021 Scientific Sessions (EPI/Sesiones científicas sobre ESTILO DE VIDA del 2021) de la American Heart Association es la reunión más importante del mundo dedicada a los últimos avances en ciencia de la población. La reunión virtual se llevará a cabo el jueves y viernes 20 y 21 de mayo del 2021. El objetivo principal de la reunión es promover el desarrollo y la aplicación de la ciencia traslacional y de la población para prevenir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, y fomentar la salud cardiovascular. Las sesiones se centran en los factores de riesgo, la obesidad, la nutrición, la actividad física, la genética, el metabolismo, los biomarcadores, la enfermedad subclínica, la enfermedad clínica, las poblaciones saludables, la salud global y los ensayos clínicos orientados a la prevención. Councils on Epidemiology and Prevention y Lifestyle and Cardiometabolic Health (Lifestyle) planificaron conjuntamente las EPI/Sesiones científicas sobre estilo de vida del 2021. Siga la conferencia en Twitter en #EPILifestyle21.

Acerca de la American Heart Association

La American Heart Association es una organización que fomenta de manera incesante vidas más sanas y duraderas. Tenemos el compromiso de garantizar una salud equitativa en todas las comunidades. Mediante la colaboración con numerosas organizaciones y gracias a millones de voluntarios, financiamos investigaciones innovadoras, abogamos por la salud pública y compartimos recursos para salvar vidas. La organización, con sede en Dallas, ha sido una fuente destacada de información sobre la salud durante casi un siglo. Conéctese con nosotros en heart.org, Facebook, Twitter o llámenos al 1-800-AHA-USA1

Para consultas de los medios de comunicación y conocer el punto de vista de los expertos de la AHA:

Comunicaciones y relaciones públicas de la AHA en Dallas: 214-706-1173; ahacommunications@heart.org

William Westmoreland: 214-706-1232, william.westmoreland@heart.org

Para consultas públicas: 1-800-AHA-USA1 (242-8721)

heart.org y stroke.org